Make your own free website on Tripod.com
[comun/hmenu.htm]
[comun/vmenu.htm]

En una caótica rueda de prensa:
Camilo Sesto "monta el pollo"

Presentó ante los medios su personal versión discográfica de "El fantasma de la Ópera".

Camilo Sesto consigue publicidad gratuita en la presentación de su último trabajo discográfico "El fantasma de la Ópera". Aunque no consiguió los permisos del propietario de los derechos, "como un niño caprichoso", tal como él mismo se defininió, aseguró que se saldra con la suya
raya_480.gif (105 bytes)

Fue un auténtico "fantasma de la ópera": Blanco como el papel, apareciendo y desapareciendo fugazmente del escenario y manteniendo en vilo a toda la prensa...en otras palabras que con Camilo Sesto llegó la polémica.

Quiso imponerse y lo logró. Dejar bien claro que su imagen es suya y que él la lleva como quiere. Como le sale del alma. Y aunque más de uno esperábamos verle entrar al escenario con una capa negra y la sangre chorreando por la cara...nos quedamos con las ganas. Impecable, de sport riguroso, el cantante –seguro de sí mismo y más dicharachero que nunca- mostró a la prensa su particular versión de "El fantasma de la Ópera"....¡que vaya si trajo cola!

Aunque, al principio, todo fue un lío descomunal, paso a paso, os contamos lo que realmente sucedió intentando ser claros .

A pesar de que Andrew Lloy Weber, propietario de los derechos de la obra le negó su cesión de forma tajante, Camilo, en lo que él llamó "una audición privada, -tómenlo como si les hubiera invitado al salón de mi casa-", presentó su versión, en castellano, sobre el musical original de Gaston Leroux que desde 1986, se exhibe en Londres ininterrumpidamente.

"¿Porqué lo hago?" dijo con cara de no haber roto jamás un plato..."soy como un niño caprichoso que quiere mostrar su juguete". Sus palabras cruzaron la sala y se dirigieron también al abogado y al notario que se encontraban en la allí para levantar acta de todo lo que sucediese para asegurarse de que el cantante no incurriera en actos ilegales respecto a la obra musical.

Eso no fue todo, Camilo se rió de su enfermedad repitiendo: "todos los días me inventan algo...ya estoy acostumbrado...-¿Creen que alguien con mala salud puede montar estos tinglados?-" y bromeó sobre la posibilidad de que una mano angelical, le donara un hígado para ser transplantado. "¡Qué asco!" se apresuró a decir. ¡Si me quieren mandar eso, les pido por favor que esté bien lavado para poderlo comer encebollado!".

© CorazOnLine

[comun/copyret.htm]