Make your own free website on Tripod.com

Click para ir a la PORTADASociedad - 7

Siguiente Noticia

Camilo Sesto presenta sin autorización su versión
en español de 'El Fantasma de la ópera'
  • Los abogados de Webber asisten a un acto en el que estaba convocada toda la prensa y que el cantante califica de privado

Virginia Rodríguez

Madrid

Camilo SestoCamilo Sesto convocó ayer a los medios de comunicación para presentar su adaptación al español del musical de Andrew Lloyd Webber 'El fantasma de la ópera'. Sin embargo, a los pocos minutos de comenzar lo que según el cantante era "una audición privada para un grupo de amigos" (todos periodistas y con sus correspondientes acreditaciones), comenzó un tremendo revuelo en la Sala de Columnas del Círculo de Bellas Artes. Los abogados de Lloyd Webber -propietario de los derechos de autor de la obra- estaban presentes en la sala para dar fe de lo que estaba ocurriendo, ya que Camilo Sesto no tiene autorización para publicar un disco con la música del compositor británico.

Camilo Sesto ha compuesto "la primera y única adaptación al español de la obra de Webber", un musical que él mismo ha producido y del que asegura sentirse muy orgulloso, y que cuenta con la actuación de Isabel Patton en el papel de Crhistine, Pablo Abraira, como Raoul, Alfonso Nadal como subastador y Andrea Bronston en el papel de Meg.

Según explicó el autor de la adaptación, la historia comienza en Londres en 1986 cuando se estrena el musical de Webber, por aquel entonces Camilo asiste a la representación y decide que "el mundo tenía que escuchar esta belleza en nuestro idioma". Dicho y hecho, Camilo se pone manos a la obra.

Con la obra compuesta Camilo Sesto se pone en contacto con la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) para que gestionen los trámites necesarios para publicar el disco. Con todos los datos, y una carta de Eduardo Bautista en el bolsillo, el presidente del Consejo de Dirección de la SGAE, Camilo viaja a Londres para conseguir los derechos.

Caza de brujas contra Camilo Sesto

Nube de periodistas en el Círculo de Bellas Artes intentando conseguir una explicaciónUna vez allí todo se tuerce, Camilo Sesto no duda en calificar de "conspiración judeomasónica" o hablar de la existencia de una "mano negra" detrás de su musical, ya que sin explicación aparente, los responsables de darle la autorización se echan para atrás e impiden que el proyecto salga adelante, al menos de forma legal.

Según el propio Camilo detrás de este "no rotundo" están las "órdenes de alguien que ni ha dado la cara ni ha dado explicaciones". Dolido por la actitud de la SGAE, el intérprete alicantino, no duda en desconfiar de una entidad que tiene en sus manos "la responsabilidad de guardar los derechos de todas sus obras anteriores".

Camilo va más lejos, "esto ocurre en un país (Inglaterra) donde permiten que Pinochet quede en libertad pero impiden que esto salga adelante". "Quizás tengan miedo a que ocurra lo mismo que con Jesucristo Superstar -añade Camilo Sesto- cuyo éxito en español consiguió hacer sombra a su versión inglesa".

Explicaciones de la SGAE

La Sociedad General de Autores y Editores respondió a las acusaciones de Camilo Sesto con un comunicado oficial en el que se precisaba que la carta que Eduardo Bautista facilitó al interprete alicantino fue una mera misiva de "presentación que en ningún momento constituía un compromiso de acuerdo".

Además, según esplica la SGAE "la autorización o no de una versión española de 'El fantasma de la ópera' es competencia exclusiva de los titulares de sus derechos", y no de la sociedad española.

La SGAE precisó también que no tiene nada que ver con "la respuesta que los responsables de Universal Music Publishing dieron a Camilo Sesto el pasado 9 de junio de 1999 en el sentido de prohibirle la adaptación al español de la obra".

Universal Music Publishing es la cesionaria exclusiva en España de The Really Useful Gruup Limited, la sociedad titular de todos los derechos de propiedad intelectual relativos a 'El fantasma de la ópera', según precisa el comunicado de la SGAE.

Según han explicado fuentes de la SGAE, todo este revuelo se debe a un "pequeño despiste de Camilo Sesto". El cantante alicantino es uno de los socios más respetados de la sociedad, según Antonio Alferez, director de comunicación de la SGAE, el problema es "que Camilo Sesto ha empezado la casa por el tejado".

La SGAE ha querido deslindarse así de toda esta polémica y asegura que Eduardo Bautista y Camilo Sesto son amigos, pero según Alferez   "nosotros no podemos gestionar unos derechos que no tenemos, y los derechos de 'El fantasma de la ópera' pertenecen a la sociedad inglesa".

"Nuestra misión es -según Antonio Alferez- gestionar los derechos de las obras de los artistas españoles y así lo hemos hecho con las obras de Camilo Sesto que llevan generando durante años millones de pesetas sobre todo en Hispanoamérica, pero no negociamos sus contratos".

El fantasma verá la luz en cualquier otro país

Camilo Sesto en la rueda de prensaPero que nadie se apene, el autor de 'Vivir así es morir de amor', ha prometido que su proyecto va a seguir adelante de cualquier forma. Camilo está dispuesto a publicar el disco en cualquier otro país, para ello cuenta con el respaldo de su dinero y de su tozudez.

Entretanto continuará exhibiendo de forma "privada" y gratuita una grabación "que se ha dado el gustazo de hacer y de exponer porque soy un niño caprichoso al que le gusta enseñar su trabajo".

"Cuando escuché 'El fantasma de la ópera' sentí por dentro algo inexplicabe, similar a la sensación que sentí con Jesucristo Superstar, por eso hice mía la obra y todo lo que me pertence -hablamos de arte (puntualiza Camilo)- me gusta compartirlo", que no duda en deslindarse de proyectos como el de Antonio Banderas que va a llevar a la gran pantalla la próxima versión cinematográfica de la obra de Gaston Leroux (el autor del libro 'El fantasma de la ópera'), y que asegura que su disco verá la luz aunque para ello "tenga que regalarlo".

Lo cierto es que ayer el Círculo de Bellas Artes madrileño se convirtió durante dos horas en aquel macroteatro del centro de París, donde las carreras por los pasillos, y el desconcierto generalizado se instalaban cada vez que "El Fantasma" de Leroux salía de los sótanos del teatro para entrar en escena. 

Siguiente Noticia

   Portada / Opinión / España / Mundo / Economía / Finanzas / Cultura / Sociedad / Deportes
Ciberestrella / Prensa / La Contracampaña /  Estrella Universitaria