Make your own free website on Tripod.com
LN Suplementos
Info@merica banner switcher
San José, Costa Rica. Sábado 11 de marzo, 2000








Notas Espectáculos:


Un musical fantasma



EFE.

Camilo Sesto se precipitó a la hora de ponerse a grabar lo que iba a ser la primera versión en español del musical de Andrew Lloyd Weber El fantasma de la ópera, porque cuando lo tenía todo listo, la editorial propietaria de los derechos de autor se los negó y no podrá publicar el disco.

El cantante convocó el jueves a la prensa a una audición privada en el madrileño Círculo de Bellas Artes para presentar la primera grabación del musical de Weber en español, con él como El Fantasma; Isabel Patton como Christine; Pablo Abraira como Raoul; Alfonso Nadal como Subastador y Andréa Bronston en el papel de Meg.

Pero lo que iba a ser El fantasma de la ópera se quedó en un musical fantasma.

El acto comenzó con un Camilo Sesto que explicó que cuando vio El fantasma de la ópera en Londres se quedó "enamorado" y decidió que lo tenía que hacer en español.

Segunda pasión

Ya le había pasado antes con Jesucristo Superstar y lo terminó convirtiendo en un éxito en Madrid en 1975, acompañado por Eduardo Bautista y Ángela Carrasco.

"Entonces –dijo– solicité la ayuda de la (española ) Sociedad General de Autores (SGAE) y me facilitaron todos los contactos y apoyo para ponerme de acuerdo con , propietaria de los derechos de autor. Incluso Eduardo Bautista, presidente de la SGAE, envió una carta de recomendación."

El cantante añadió que cuando se puso en contacto con ellos todo fue muy positivo. Pero cuando me trasladé a Londres, una mano negra paró todo el proceso, por lo que me denegaron la solicitud."

Sesto afirmó tajantemente: "aunque en España no pueda publicar el disco, en otro país lo haré."

Algo que, según un portavoz de la SGAE a EFE, es posible mientras la gestora de los derechos lo autorice porque se puede dar el caso de que se prohíba la publicación en un país concreto y en otro no. "Lo cierto es que la Sociedad General de Autores tiene que acatar cualquier decisión que un propietario tome sobre su obra."

A pesar de que al acto acudieron un notario y un abogado, "en representación de Universal Music Publising", explicó Camilo, el artista puso la grabación de la obra. "Nadie me puede acusar de nada mientras no lo comercialice y nadie ha pagado por estar en esta reunión de amigos."

Lo cierto es que aunque la grabación fue del agrado de los asistentes de la prensa.

El autor de Vivir así es morir de amor, Melina, Algo más, Jamás, Perdóname, El amor de mi vida, Ayúdadme y Algo de mí comentó que la grabación se había hecho en unos estudios de Madrid, producida por él, aunque no quiso precisar lo que había invertido. "Muchos millones, que afortunadamente tengo", apuntó.




© 2000. LA NACION S.A. El contenido de La Nación Digital no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de La Nación S.A. Si usted necesita mayor información o brindar recomendaciones, escriba a webmaster@nacion.co.cr