Make your own free website on Tripod.com
Todo sobre finanzas
FUTBOL En vivo: Austria 1 - España 1
Mundo Free
Ultimas Noticias

Periódico
Primera
Opinión
España
Europa
Internacional
Sociedad
Economía
Motor
Deportes
Cultura
Televisión
Ultima

Indice del día
Resumen semanal
Búsqueda

Información local
Baleares
Catalunya
Madrid

EL MUNDO
 
Viernes, 10 de marzo de 2000 EL MUNDO periodico


Camilo Sesto no podrá mostrar su «Fantasma de la Opera»

El cantante ha hecho una versión del musical sin autorización del autor

SILVIA GRIJALBA

MADRID.- La rueda de prensa que organizó ayer Camilo Sesto para presentar la grabación de su versión española de El fantasma de la Opera fue casi tan espectacular como el más enrevesado de los vodeviles de Broadway.

Como la ex novia despechada que irrumpe en plena boda, aparecieron ayer, en la rueda de prensa, un notario y un abogado, representantes de Universal Music Publishing (cesionaria en España de la sociedad inglesa que gestiona los derechos de Propiedad de Lloyd Weber, autor, entre otros, de The Phantom Opera). Estos representantes legales anunciaron que Camilo Sesto tenía prohibidos los derechos de explotación de la mencionada obra y que cualquier difusión pública de ésta será «perseguida judicialmente».

A partir de ahí las cosas empezaron (poco a poco) a ponerse más claras. Camilo Sesto explicó que cuando vio El fantasma de la Opera en Londres, en 1986, se quedó «enamorado» de la obra, igual que le ocurrió años antes con Jesucristo Superstar (todo un éxito que hizo historia en los años 70). A partir de ese flechazo decidió que quería hacer la versión española del Fantasma de la Opera. Acudió a la Sociedad General de Autores y Editores con el fin de consultar cuál sería el camino para conseguir los derechos de la adaptación.

«En la SGAE», explicaba ayer Camilo, «me facilitaron las direcciones para que me pusiera en contacto con Universal Music Publishing y The Really Useful Group Limited, e incluso llevé una magnífica carta de recomendación del presidente del consejo de dirección de la SGAE, Eduardo Bautista, [que trabajó en los 70 en la versión española de Jesucristo Superstar]. Pero aunque al principio parecía que todo iba a ir bien, una vez en Londres parecía que una mano negra estaba parando todo el proceso. Me daban disculpas contradictorias para denegarme el permiso y al final me dijeron que no podían concederme los derechos porque, según ellos, había alguien que les había ordenado parar cualquier negociación sobre ese tema con Camilo Sesto».

Camilo, aun así, siguió adelante. Y el resultado, presentado ayer a la prensa, es una grabación del Fantasma de la Opera, interpretada por, además de un Camilio Sesto en plenas facultades, Isabel Patton, Andrea Bronston, Alfonso Nadal y Pablo Abraira.

Un trabajo que, al parecer, resulta precipitado porque, de momento, en España no puede publicarse ese disco. De todas formas, Camilo Sesto está dispuesto a que su trabajo vea la luz sea como sea. «Yo puedo invertir mi dinero en lo que quiera», explicaba ayer, «y si hace falta y nos ponen trabas legales, regalaremos este disco para que se pueda escuchar este trabajo».

Incluso así, es posible que Camilio Sesto pueda tener problemas legales por haber hecho esta adaptación. La empresa Api, representante legal en España de Universal Music Publishing hizo constar ayer que el 9 de junio de 1999 habían enviado una carta por la que el autor y el titular de los derechos de la obra prohibían «de forma expresa y rotunda la adaptación al español de la obra y su explotación a través de cualquier medio». Además de la posibilidad de publicar un disco, Camilio Sesto no descartó ayer la idea de estrenar la versión española del musical.

«De momento», explicó, «no puede hacerse porque no hay ningún teatro en España donde pueda producirse un musical de esa magnitud, pero si se pudiera, yo no tendría inconveniente en hacerlo».

De todas formas, desde hace varios años, el empresario teatral Luis Ramírez (responsable de El hombre de La Mancha) había declarado que entre sus proyectos estaba el de montar El fantasma de la Opera en español, musical con el que, según ha declarado reiteradamente, pretendía inaugurar el nuevo teatro de la Estación del Norte de Madrid. Pero, al parecer, según dijeron ayer a EL MUNDO fuentes de la oficina de Ramírez, tampoco él tiene los derechos del musical: «Hace algún tiempo tuvimos la opción, pero al final no se llegó a un acuerdo. Quizá cuando haya un espacio adecuado pueda hacerse. No sabemos por qué nose los han dado aCamilio Sesto, en cualquier caso lograr una franquicia de los musicales de Lloyd Weber es muy difícil. Son tremendamente exigentes».


¿ Recomendaría
este artículo?

Copia para
IMPRIMIR